Información 661 88 94 18 - 912 878 564

Blog

¿Cómo afrontar la desescalada si has sido diagnosticado de cáncer?

Noticias

¿Cómo afrontar la desescalada si has sido diagnosticado de cáncer?

Oncare es un centro fundado por oncólogos con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los pacientes diagnosticados de cáncer, en tratamiento activo o seguimiento.

En esta entrada de blog queremos haceros llegar cual es la situación actual de los pacientes oncológicos durante la pandemia, los cambios que han ocurrido en estas semanas y como debemos ir afrontando los próximos meses.

Existen dos grupos de pacientes oncológicos:

  1. Pacientes sin tratamiento: Incluye los que han completado el tratamiento o tienen la enfermedad controlada sin el tratamiento
  2. Pacientes con tratamiento: tratamientos de adyuvancia, neoadyuvancia o enfermedad avanzada. Bien de cirugía, quimioterapia, radioterapia, tratamientos biológicos, hormonales e inmunoterapia

Para todos, las recomendaciones generales son obligatorias:

  1. Evitar los lugares concurridos
  2. Llevar mascarilla durante las visitas al hospital y durante los tratamientos
  3. Lavado de manos correctamente según las recomendaciones de la OMS
  4. Evitar tocar la nariz, los ojos o la boca, ya que las manos facilitan su transmisión.
  5. Evitar compartir comida, utensilios (cubiertos, vasos, servilletas, pañuelos, …) y otros objetos sin limpiarlos correctamente.
  6. Evitar contactos con amigos o familiares con síntomas de COVID-19 o que vivan en zonas de mayor riesgo
  7. Asegurar el distanciamiento social: “Protégete a ti mismo para proteger a otros”.

¿Debo preocuparme?

Entre los pacientes con cáncer, los que presentan mayor riesgo son:

  1. Los que reciben quimioterapia o la han recibido en los últimos 3 meses.
  2. Los que están recibiendo una radioterapia extensa
  3. Los que han recibido un trasplante de médula en los últimos 6 meses o los que todavía están tomando fármacos inmunosupresores.
  4. Los tumores hematológicos, como la leucemia, el linfoma y el mieloma, que afectan al sistema inmune.
  5. Los pacientes que tienen bajo recuento de glóbulos blancos en la sangre
  6. Los pacientes que toman medicación inmunosupresora como corticoides durante mucho tiempo

¿Cuáles son los síntomas que hay que tener en cuenta?:

  1. Fiebre
  2. Tos
  3. Dolor de garganta
  4. Dolores musculares
  5. Cansancio
  6. Pérdida del olfato
  7. Perdida del gusto
  8. Diarrea
  9. Dolor de cabeza

Ante cualquiera de estos síntomas es importante contactar con tu médico y en este caso, se recomienda la realización de la prueba PCR del coronavirus, previamente a recibir cualquier tratamiento contra el cáncer.

Medidas tomadas durante la pandemia

Como habrás podido observar, las consultas de Oncología han sufrido una transformación durante esta crisis, con la intención de disminuir la exposición de los pacientes en los hospitales.

Algunas de las medidas que se han puesto en marcha son:

  1. Pacientes con tratamiento de mantenimiento y enfermedad controlada se han planteado unas “vacaciones”.
  2. En los casos de tratamiento adyuvante, complementario tras una cirugía, es posible que se haya retrasado o modificado para disminuir riesgos.
  3. Se han realizado ciertas modificaciones en los tratamientos con el objetivo de disminuir las visitas a hospital como:
    1. Cambios en la frecuencia de los tratamientos, pasando de tratamientos semanales a cada 2 o 3 semanas.
    2. Pasar de una quimioterapia intravenosa a una oral.
  4. Se ha aumentado el número de consultas telefónicas.
  5. Ciertas pruebas de revisión rutinarias han sido demoradas.

Sin embargo, hay ciertos tratamientos como los hormonales que pueden continuarse sin problemas durante la pandemia ya que no afectan al sistema inmunitario.

¿Cómo nos ha afectado la pandemia?

Son numerosas las publicaciones que relatan diferentes problemas acontecidos durante este tiempo:

  1. Aumento de peso: Ciertos datos apuntan un aumento 7 kg en la población americana, británica e italiana, sin embargo, otros datos lo sitúan alrededor de los 2,5Kg.

Esto está justificado por:

  • Disminución de la actividad física
  • Cambio de la alimentación, con mayor consumo de azúcares, grasas y sal.
  • Aumento del consumo de alcohol
  1. Problemas emocionales: estrés, ansiedad, irritabilidad, insomnio, disminución de la concentración…
  2. Pérdida de forma física.

Y ahora que se ponen en marcha programas de desescalada ¿qué debemos hacer?

Se deben de mantener las medidas de higiene aprendidas y seguir las recomendaciones de tú oncólogo sobre los tratamientos.

Pero ya es el momento de ponerse en marcha, hay que aumentar la actividad física.

El ejercicio físico tiene múltiples beneficios:

  1. Disminuye el riesgo cardiovascular
  2. Reduce los niveles de colesterol
  3. Combate la obesidad
  4. Mejora el uso de los azúcares
  5. Disminuye el riesgo de padecer ciertos tipos de tumores como mama, colon.
  6. Mejora la supervivencia en pacientes diagnosticados de cáncer de mama, colon, próstata…
  7. Mejora los efectos secundarios de la quimioterapia y el tratamiento hormonal
  8. Mejora el estado anímico, disminuye la depresión. Te ayuda a sentirte mejor. Disminuye el estrés y la ansiedad.
  9. Ayuda a mejorar ciertos síntomas propios de la enfermedad como son el cansancio, dolores articulares…
  10. Fundamentalmente ayuda a prevenir e incluso mejorar, individualizando en cada caso, la masa muscular y la osteoporosis.

¿Qué ejercicio puedo hacer?

Debemos saber que no todo el mundo puede hacer las mismas actividades. Los factores que influyen son:

  1. Actividad física previa
  2. Tratamiento actual
  3. Cirugías previas
  4. Antecedentes personales de hipertensión, diabetes, problemas cardiacos, osteoporosis…
  5. Situación de la enfermedad

Además, es importante marcarse unos objetivos en la actividad física. Como ya sabemos los tratamientos oncológicos tienden a la individualización y lo mismo está ocurriendo con la práctica de ejercicio físico.

Por ejemplo, en pacientes diagnosticados de cáncer de pulmón es fundamental trabajar para mejorar la capacidad pulmonar sobre todo si van a ser, o han sido operados de un cáncer de pulmón.

Y después de este tiempo de confinamiento, es muy importante que el inicio de la actividad física sea de forma progresiva, con el fin de evitar lesiones y recordar realizar los ejercicios de calentamiento previo a cualquier actividad.

Oncare está trabajando para ofrecer programas presenciales en modalidad entrenador personal, grupos reducidos y modalidad a distancia.

Pide cita

  1. Pide cita llamando al
    661 88 94 18 - 912 878 564.
  2. Nuestros profesionales te asistirán en tu consulta y realizarán una valoración clínica.
  3. Te aconsejaremos sobre nuestros programas y planes.